Fela Fábregas, desde la mirada de otra dinastía

Ciudad de México, 12 de mayo de 2018.- Mientras para Silvia Pinal, Fela Fábregas fue una inexperta que con el paso de los años aprendió administrar los bienes de su marido y se convirtió en parte fundamental del emporio Fábregas, para Silvia Pasquel, la recién fallecida resultaba una institución. Para Pinal, doña Fela era una amiga, pero su hija describe a la empresaria teatral, junto a su esposo Manolo, como parte de su familia. Son dos miradas distintas y hasta distantes de dos instituciones del espectáculo respecto a otro pilar. Al final, Pinal y Pasquel coinciden en reconocer la visión de la señora Fábregas en el campo del teatro y en que su recuerdo se queda para siempre en la memoria cada una.

“Yo creo que con (la muerte) de Manolo se acabó una época maravillosa del teatro, pero ella fue una esposa muy protectora con él, en fin, todos vamos para allá… ojalá que nos tardemos. Manolo conoció a Fela en Laredo, la trajo para acá y la conocimos todos. Después, se volvió muy mona, simpática y luego muy eficiente, aprendió mucho de los teatros, le ayudó mucho a Manolo, o sea que realmente se pulió y se hizo una muy buena administradora”, declaró Pinal a LatinShowNews, durante su llegada a la funeraria donde se velaban los restos de Fábregas.

Poco menos de un par de horas después, cuando salía de la capilla acompañada de sus amigas Tina Galindo y Mónica Marbán, nuevamente, Pinal fue abordada para preguntarle su sentir respecto al adiós a una colega. Ella reaccionó de inmediato para aclarar: “Ella no era colega, es esposa de un señor que era colega, pero ella no era. Estaba en los teatros, estuvo casada con Manolo, un compañero muy querido y tenemos muchos recuerdos bonitos”.

Aunque sus declaraciones pudieran parecer duras, son, hasta cierto punto, muy reales. Resulta que en la época en la que Silvia y Fábregas compartieron varios proyectos teatrales y cinematográficos, doña Fela fungía como encargada de diferentes áreas como la escenografía o el vestuario, pero nunca como productora. No fue sino hasta la década de los ochentas, especialmente tras el accidente cerebral que sufrió su marido, que tomó el control de las producciones.

Muchas veces, los hechos hablan más que las palabras y este es el caso. Pocos se percataron de que, al salir de la funeraria, la llamada última Diva de México dejaba asomar en su mejilla derecha una ligera lágrima que sus inseparables gafas permitieron escapar. “¡Felita: nos vamos a ver, eso que ni que!, quién sabe cuándo, ojalá que en mucho tiempo”, dijo entre risas

Antes de finalizar, y tentados por una declaración que la propia Silvia, ofreció hace varios años respecto al enamoramiento que sintió por Manolo Fábregas durante su adolescencia, cuestionamos a la primera actriz respecto a los celos de doña Fela hacia ella, ante el fuerte lazo amistoso con el llamado ‘Señor Teatro’. “Ella celaba a Manolo con todas, ¡hasta conmigo también!”, concluyó entre nuevas risas.

LA OTRA VISIÓN

Para Pasquel, en cambio, el matrimonio Fábregas resultaba mucho más cercano, incluso familiar. “Es mi familia desde niña. Todos los Fábregas son mis compañeros de juegos durante la infancia, mis padres y los Fábregas siempre fueron amigos, incluso desde antes de casarse, entonces es un amor entrañable y es como si fuera una parte muy cercana a mí”.

Entrevistada por éste sitio solamente unos segundos antes de encontrarse con los dolientes Sánchez Navarro y el féretro de Fábregas, Sylvia describe a doña Fela como: “Estricta, simpática, inteligente, buena negociante, buena administradora y como un pilar muy importante, no nada más para Manolo, sino para toda la familia”.

Sincera, Pasquel confiesa que hace tiempo no coincidía con doña Fela, aunque si estaba enterada de lo que ocurría alrededor de ella, pues frecuentemente se encontraba con sus hijas, Virginia y Mónica, además de su nieta Cassandra Sánchez Navarro. “Solamente la veía de vez en cuando, en algun estreno, esta carrera no te deja estar con la familia”.

Finalmente, la primera actriz coincide en que el mayor legado de Fela y su esposo Manolo fueron los recintos teatrales, donde ella participó en montajes como ‘Claudia, ¡Me quieren volver loca!’y el Musical Vaselina. “Dejan una historia impresionante, de todos los teatros y de todos los que hemos trabajado en esos teatros”.

Joel O’Farrili / LatinShow News

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s